Facebook Twitter Google +1     Admin

Mitos y Leyendas

20080110175009-eco-20y-20narciso-1-.jpg

Eco y Narciso

 Del dios Cefiso y de la ninfa Liríope nació Narciso, fue mostrado a su padre por una ninfa. Muchas leyendas griegas tienen por motivo la figura de este joven, cuya extraordinaria belleza fue la causa de su propia muerte.Una profecía decía de Narciso: “Este niño vivirá mientras se desconozca a sí mismo. La muerte escogerá su propia imagen.…Con el tiempo, Narciso se convirtió en un esbelto joven, siendo famoso por su gran perfección, y muchas ninfas se enamoraron de él;  pero ignorante de su propia belleza, se alejaba de ellas, rechazando su cariño y entreteniéndose con la caza en los bosques.También Eco fue seducida por el hermoso joven; pero no tuvo mejor suerte que sus compañeras porque aquel parecía no advertirlo. Eco sufrió hondamente por la indiferencia de Narciso, y presa de la desilusión y la desesperanza fuese a vivir en la soledad de una gruta. Al fin, de la hermosa ninfa no quedo más que la voz, la cual repitió siempre la ultima silaba del nombre del amado.Quedó así aclarado para todos el significado del vaticinio pronunciado cuando Narciso era niño. Como símbolo de la mitológica figura del joven que se enamoró de su propia imagen reflejada en el agua, ha quedado la flor amarilla que lleva su nombre y que, pálida y delicada, crece junto a los pequeños arroyos, doblando sus pétalos como si quisiera mirarse en el agua.La despiadada indiferencia de Narciso hacia la infeliz Eco, quien murió de amor por el, suscito la indignación de los dioses del Olimpo, y Némesis, la diosa de la venganza, fue la encargada de castigarlo. Conducido por ella hasta una fuente, Narciso miróse en el agua y quedo prendado de su figura, no pudiendo jamás dejar de contemplarse.  

10/01/2008 11:52 Griselda Zabala #. EDITORIAL

Comentarios » Ir a formulario

proyectorayuela

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)