Facebook Twitter Google +1     Admin

Ella y yo

20080217174848-poetax.jpg

Ella y yo


Un día volvimos a aquel sitio donde los árboles,
cómplices de la nostalgia,
ahondaron nuestros recuerdos y susurros de hojarascas.
Donde nuestras manos se cruzaban enardecidasy nuestras bocas se besaron sin medida.

El tiempo fue custodio de un paraje donde los pájaros tenían el mismo canto
y el tronco de un árbol guardaba nuestros nombres,
donde habían quedado atrapadas las palabras.
Volvimos ya crecidos mirando en la corteza un amor amarrado para la eternidad.

El frágil deseo de crecer nos aparece, nuestro recuerdo se aviva y se incendió la esperanza.

Luego las miradas nos acosan, nos fuimos al silencio,
dejamos los murmullos regados con el tiempo y nos perdimos sublevados creciendo en el amor.
Jugamos con el alma y con el cuerpo, con la mente y la razón,
con las ansias benditas del encuentro hasta quedarnos sin respiración.
Fuimos canto y pasión del desenfreno, fuimos cárcel y destierro
nos amamos sin culpas, crecieron los latidos y creamos la revolución.

Una noche recompusimos la esperanza para crear un lenguaje,
un lenguaje autentico llamado libertad,
buscamos la entropía, buscamos en los tópicos y con lucidez llegamos a la inercia de asomarnos al delirio.
No sentimos ruidos, ni angustias, ni regresos, las horas trascurrieron vagando hacia la aurora.

Ahora ya tranquilos vivimos el ahora
y en días de lluvia fresca tomamos el café, olemos el perfume de rosas y del viento,
deseando en nuestros pechos latidos de pasión.
Perdimos el sentido y no importa donde estemos, no importa el decorado,
pues ya los dos sabemos lo grande del amor.
Parece que venimos de un mundo de otra raza,
de un mundo que arrebata mientras el tiempo nos deje libertad.
Por eso caminamos en la orilla de un abismo
y el tiempo ya ha filtrado los pasos del pensar, el amor se ha ido adecuando y fuimos destilados a través de la amistad.
Ya no habrá más abismos, ni máscaras, ni formas indomables,
reinventaremos el amor.
Y no importará la crítica ni las desproporciones pues somos dos más allá de los reveces
y siempre habrá paisajes con infinitos matices en nuestra memoria
para decir de nuestra historia.

http://intentos12-gerardo.blogspot.com


 

17/02/2008 11:49 Gerardo Omaña #. LITERATURA

Comentarios » Ir a formulario

proyectorayuela

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)