Facebook Twitter Google +1     Admin

Michel Foucault

20091016201227-3507255244-a23855cf27-m.jpg

 (Poitiers, 15 de octubre de 1926 – París, 25 de junio de 1984)

El filósofo francés de la postmodernidad busca exponer que las verdades permanentes sobre la naturaleza humana y la sociedad cambian continuamente. Sus estudios pusieron en tela de juicio la influencia del filósofo político alemán Karl Marx y del psicoanalista austriaco Sigmund Freud. Las ideas de Foucault contribuyen a ofrecer nuevos conceptos polémicos sobre la cárcel, la policía, la seguridad, el cuidado de los enfermos mentales, los derechos de los homosexuales y el bienestar.

Durante los años 60, condujo los cursos de filosofía en las Universidades de Clermont-Ferrand y Vincennes, desde las cuales creció su prestigio internacional. Influido primordialmente por Friedrich Nietzsche y Martín Heiddeguer, fue quizás del primero de quien el filósofo francés tomo sus ideas sobre el poder. El pensamiento de Foucault exploró los modelos cambiantes de poder dentro de la sociedad y cómo el poder se relaciona con la persona. Investigó las reglas cambiantes que gobiernan las afirmaciones que pueden ser tomadas de forma seria como verdaderas o falsas en distintos momentos de la historia. Estudió también cómo las prácticas diarias permiten a la gente definir sus identidades y sistematizar el conocimiento; los hechos pueden ser entendidos como productos de la naturaleza, del esfuerzo humano o de Dios. Foucault afirmaba que la concepción de las cosas tiene sus ventajas y sus peligros.

El pensamiento de Foucault se desarrolló en tres etapas. La primera, en Locura y civilización (1960), que escribió mientras era lector en la Universidad de Uppsala, en Suecia, reflejó cómo en el mundo occidental la locura -que alguna vez se pensó infundida por inspiración divina- llegó a ser considerada como enfermedad mental. En esta obra intentó exponer la fuerza creativa de la locura que había sido reprimida tradicionalmente por las sociedades occidentales.

En su segunda etapa escribió Las palabras y las cosas (1966), una de sus obras más importantes.

La última etapa de Foucault empezó con la publicación de
Vigilar y castigar, en 1975. Se preguntaba en este ensayo si el encarcelamiento es un castigo más humano que la tortura, pero se ocupa más de la forma en que la sociedad ordena y controla a los individuos adiestrando sus cuerpos; por ejemplo, un entrenamiento básico puede disciplinar y preparar a una persona para ser un soldado. Los últimos tres libros de Foucault Historia de la sexualidad, Volumen I: Introducción (1976), El uso del placer (1984) y La preocupación de sí mismo (1984), son parte de una truncada historia de la sexualidad. En estos libros, Foucault rastrea las etapas por las que la gente ha llegado a comprenderse a sí misma en las sociedades occidentales como seres sexuales, y relaciona el concepto sexual que cada uno tiene de sí mismo con la vida moral y ética del individuo. En todos los libros de este último periodo, Foucault intenta mostrar que la sociedad occidental ha desarrollado un nuevo tipo de poder, al que llamó bio-poder, es decir, un nuevo sistema de control que los conceptos tradicionales de autoridad son incapaces de entender y criticar. En vez de ser represivo, este nuevo poder realza la vida. Foucault anima a la gente a resistir ante el Estado del bienestar desarrollando una ética individual en la que cada uno lleve su vida de tal forma que los demás puedan respetarla y admirarla.

Murió en 1984, dejando una obra que posiblemente ha contribuido a extender una mirada diferente sobre el ser humano.

Otrs de sus textos:

"De lenguaje y literatura", "El lenguaje al infinito", "Las palabras y las cosas", "La arqueología del saber".

   

15/10/2009 23:06 Jorge Gómez A. #. UN RINCONCITO PARA LA FILOSOFÍA

Comentarios » Ir a formulario

proyectorayuela

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)