Facebook Twitter Google +1     Admin

Grandes Inspiradores

20091108164934-mini-500-2085-1187636212952135-1-.jpg

Lola Mora

Quién fue?


Escultora, artista multidisciplinaria y estandarte de los derechos de las mujeres.
 
Las estrictas convenciones sociales del siglo XIX en la sociedad argentina y, sobre todo, en el norte del país, hubieran condenado a cualquier mujer que deseara incursionar en el arte a dibujante de naturalezas muertas o profesora de pintura. Sin embargo, Lola Mora (1866-1936) logró torcer ese destino y se transformó en la escultora más relevante de la historia argentina.
 
 
¿Qué hizo?

Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández nació en el seno de una familia aristocrática tucumana. A los 20 años, comenzó a tomar clases de bellas artes con el pintor italiano Santiago Falcucci. Si bien al comienzo no era una estudiante disciplinada, su maestro la instó a tomar una decisión: artista o diletante. Lola entonces volcó toda su pasión al estudio y la práctica del arte. Abandonó las actividades recreativas y se concentró en el estudio de las escuelas románticas y neoclasicista. Ese estilo la acompañaría en la creación de toda su obra.
 
Su formación continuó en Roma, Italia, donde llevó una vida oscilante entre el arte y los eventos sociales. A diferencia de la bohemia reinante entre sus compañeros de estudio, Lola se ganó la simpatía de nobles y dirigentes. Al volver a la Argentina, comenzó a trabajar por encargo para algunos gobiernos provinciales y el gobierno nacional. Fue así que realizó, entre otros trabajos, los bajorrelieves que adornarían la Casa de la Independencia en San Miguel de Tucumán, un conjunto de estatuas llamado Paz, Justicia, Libertad, Progreso, ubicadas en San Salvador de Jujuy, un grupo escultórico para el Monumento a la Bandera en Rosario y, el más conocido, la Fuente de las Nereidas, actualmente emplazada en Costanera Sur, en la ciudad de Buenos Aires.
 
Su personalidad trascendió las fronteras del arte y se convirtió en un personaje público, atacada por el sector más conservador de la sociedad, que calificaba su trabajo de "licencioso y libidinoso" y hasta cuestionaba su manera de vestir por usar pantalones. Tras su muerte, el diario La Nación publicó: "Mujer y escultora parecían términos excluyentes. Los prejuicios cedieron, sobrepujados por la evidencia de su obra".
 

¿Por qué es inspiradora?

Lola Mora debió luchar contra los convencionalismos de su época, y lo hizo con dos armas: autenticidad y talento. No sólo incursionó en el arte sino también en el urbanismo, las invenciones y hasta en los negocios, algo inaceptable para una mujer de su tiempo. A pesar de las críticas a sus obras, intensificadas por su condición de mujer,  jamás cedió y así se ganó un espacio propio y relevante en el arte argentino y americano.
08/11/2009 10:54 Griselda N.Zabala #. ANECDOTAS

Comentarios » Ir a formulario

proyectorayuela

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)