Facebook Twitter Google +1     Admin

Crisálidas

20100122160942-crisalida-google.com.jpg

Cuando enferma la niña todavía

salió cierta mañana

y recorrió, con inseguro paso,

la vecina montaña,

trajo, entre un ramo de silvestres flores,

oculta una crisálida,

que en su aposento colocó,

muy cerca de la cunita blanca...

 

Unos días después,

en el momento que ella expiraba,

y todos la veían, con los ojos

nublados por las lágrimas,

en el instante en que murió

sentimos leve rumor de alas

y vimos escapar, tender el vuelo

por la antigua ventana

que da sobre el jardín,

una pequeña mariposa dorada.

 

La prisión, ya vacía, del insecto,

busqué con vista rápida;

al mirar vi la difunta niña

la frente mustia y pálida

y pensé: si al dejar su cárcel triste

la mariposa alada

la luz encuentra y el espacio inmenso,

y las campestres auras,

al dejar la prisión que las encierra

¿qué encontrarán las almas?

 

(José Asunción Silva, poeta colombiano, nacido en Bogotá en 1865, viajó a sus 16 años a Europa donde conoció a grandes de la literatura como Wilde, Mallarmé, Verlaine y D´Annunzio; su obra tuvo un corte becqueraino al comienzo y en su madurez adquiere un matiz cercano a Edgar Allan Poe; muere muy joven; se suicidó en Bogotá en 1896-Tomado de Antología de poesía Colombiana e Hispanoamerican, Jaime García Mafla, 2003).  

(Imagen tomada de Google.com)

 

22/01/2010 10:09 Augusto Paniagua #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

proyectorayuela

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)