Facebook Twitter Google +1     Admin

El castigo de Tartufo

20100125192203-tartufo-google.com.jpg

Tizoneando, tizoneando su corazón amoroso bajo

su casta túnica negra, feliz, la mano enguantada,

un día que se iba, espantosamente dulce,

amarillo, babeando la fe de su boca mellada,

 

un día que se iba, "Oremus" -un Malvado

lo agarró con fuerza por su oreja santurrona

y le arrojó horribles palabras, ¡arrancando

su casta túnica negra alrededor de su piel húmeda!

 

¡Castigo!...Sus hábitos estaban desabrochados,

y el largo rosario de pecados perdonados

desgranándose en su corazón, ¡San Tartufo estaba pálido!...

 

Así, pues, se confesó, rezó, ¡con un estertor!

El hombre se contentó con llevarse su alzacuello...

-¡Vaya! ¡Tartufo estaba de arriba a abajo desnudo! 

 

Poema de Jean-Arthur Rimbaud, escritor francés nacido en Charleville el 20 de octubre de 1854 quien inició desde sus 8 años a escribir los primeros trabajos en prosa con los temas "Prólogos" y "un corazón bajo una sótana"; a sus 15 años de edad ganó el primer premio de versos latinos con el tema "Yugurtha".  Después de varios viajes a ciudades europeas y del continente africano y con alto reconocimiento como escritor, fue atacado por un cáncer de huesos que le provocó su muerte temprana el 10 de noviembre de 1891, en la misma región de Charleville, después de ser afectado por un tumor en su pierna izquierda y que se dispersó por los demás miembros del cuerpo (Tomado del libro Poemas Selectos-Arthur Rimbaud, traducción de Alberto Manzano, Edicomunicación, S.A. España, 1999). 

25/01/2010 13:22 Augusto Paniagua #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

proyectorayuela

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)