Facebook Twitter Google +1     Admin

Soneto triste

20120816170200-319388-4414626372712-1578344107-n.jpg

de Marcelo Galliano 

Seremos en un rato ya dos desconocidos,
nos paseará el olvido por su amargo sitial

y quedarán los sueños tal vez desvanecidos
como un hombre sediento tendido en un brocal. 

No nos darán señales los más nobles espejos
(ni el metal, ni los vidrios, ni las aguas de ayer),
y cada uno del otro se machará bien lejos
y hasta la misma lluvia parecerá doler.

Pero luego de un tiempo los relojes cansados
ya no darán las horas de los enamorados,
de este fuego tan mutuo que sin luz se extinguió 

Y quizá una campana nos duela en cada pecho
llenando los silencios del ya desierto lecho,
doblando por la suerte de lo que se murió.
16/08/2012 13:02 Gris Zabala #. POESÍA Y CANTOS

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.