Facebook Twitter Google +1     Admin

RECORDADAS MUJERES COLOMBIANAS

20071124213916-mmcmano-1-.jpg

Esta periodista nació en Bogotá, donde también falleció. Trabajó en los periódicos El Siglo y El Pueblo. Dirigió páginas literarias como Vanguardia y Estravagario. Fue jefe de redacción del la Revista Nueva Frontera. Desde el año 1986 dirigió la Casa de Poesía Silva en Bogotá. También fue miembro de la Asamblea Nacional Constituyente de 1991.

Bibliografía: Vainas y otros poemas; Tengo miedo;Hola, soledad; El canto de las moscas; Maneras de desamor;Nueva poesía colombiana, Carranza por Carranza (Texto crítico de la poesía de su padre Eduardo Carranza).

A MAMECA

IN MEMORIAN

LA DUEÑA DE CASA

La dueña de casa no está

salió en la mañana

pero mas tarde volverá

-dice el joven portero-

el mismo que por costumbre

es celador, guía turístico

y crítico de poesía.

La dueña de casa dejó

como siempre el portón abierto

no se preocupó por llaves y candados

pensaba como los antiguos Mayas

que la puerta era un mal invento

producto del miedo, la desconfianza

que habla mal del alma humana.

La casa siempre tiene invitados

en el día, los vivos

acompañados de un canelazo

intentan calentar versos fríos.

En las noches ,fantasmas

hacen banquete de poesía

en la cabecera de la mesa

el único, el primero:

José Asunción, su sombra larga

su eco de un disparo,

bebe vino con rivales y amigos

Eduardo, Aurelio, León, Gonzalo

etcétera, puntos suspensivos

tantos que han llegado,

cuando el gallo se prepara

para saludar la madrugada

recogen tiestos y trastos

se van a descansar a sus retratos.

Decían que la dueña de casa

dedicaba su tiempo a la poesía

mo es cierto, era arquitecta

su mejor obra, este hogar

anclado en La Candelaria

elaborado con encanto y palabras

cemento adosado de versos

dos pizcas de arena

proclamadas contra la guerra

metáforas con agua

rimas que delatan el secuestro

la mezcla perfecta

de quien ara en el desierto.

La dueña de casa ya no está

ahora es parte de la morada

tenía razón el vigilante

con su enfatica respuesta

ella regresó de madrugada.

Ahora seguirá durante los días

vigilando a los vivos

desde su pared favorita

con su mirada extraña

(tímida, tierna, algo míope)

que esconde tras las gafas.

En las noches quizás

con su vocación de directora

intente poner algo de orden

a las fiestas de Silva y sus amigotes.

Dixon Moya Acosta

Bogotá, Julio 13 de 2003

http://es.geocities.com/beatrizluna/acarranza.htm

 

24/11/2007 15:42 Contertulios #. LITERATURA

Comentarios » Ir a formulario

proyectorayuela

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)