Facebook Twitter Google +1     Admin

Sonetos a Orfeo de Rilke

20080307140239-rodin03-1-.jpg

SONETOS A ORFEO
PRIMERA PARTE

1
¡Y un árbol se elevó!.¡Oh, ascenso puro!.
¡Orfeo canta!.¡Oh, árbol en mi oído!.
Se hizo silencio. Y hasta en él, no obstante,
hubo un nuevo comienzo: signo y cambio.
Del claro bosque, bestias de silencio
salieron de sus nidos y guaridas;
y entonces ocurrió que no por miedo
ni por ardid se estaban tan calladas,
sino por escuchar. Gritos, rugidos,
parecían mezquinos a sus pechos.
Y donde había apenas una choza
para acogerlo, cueva del deseo
con entrada de estacas tambaleantes,
ahí, les creaste un templo en el oído.

Para seguir leyendo este soneto:

http://arigue.50webs.om/rilke.pat

Escultura: "El beso" de Rodin

Museo Rodin de París

07/03/2008 08:06 Griselda N.Zabala #. POESÍA Y CANTOS

Comentarios » Ir a formulario

proyectorayuela

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)