Facebook Twitter Google +1     Admin

Anécdotas...

20090912030211-cortazar-nino.jpg

...de Don Julio Cortázar

En 1923 los argentinos escuchábamos en transmisión casi directa desde el Polo Grounds de New York, el relato del combate en que Jack Dempsey retuvo el campeonato mundial de peso pesado al poner fuera de combate a Luis Ángel Firpo en el segundo round. 

Yo tenía nueve años, vivía en el pueblo de Banfield, y mi familia era la única del barrio que lucía una radio caracterizada por una antena exterior realmente inmensa, cuyo cable remataba en un receptor del tamaño de una cajita de cigarros pero en el que sobresalían brillantemente la piedra de galena y mi tío, encargado de ponerse los auriculares para sintonizar con gran trabajo la emisora bonaerense que retransmitía la pelea.

Buena parte del vecindario se había instalado en el patio con visible azoramiento de mi madre; y el patriotismo y la cerveza se aliaban como siempre en esos casos para vaticinar el aplastante triunfo de aquel que los yanquis habían llamado el toro salvaje de las pampas, y que era sobre todo salvaje (…). 

Fue nuestra noche triste; yo, con mis nueve años, lloré abrazado a mi tío y a varios vecinos ultrajados por la fibra patria.  Después la radio se perfeccionó rápidamente,  aparecieron los altavoces, las lámparas, y esa palabras que eran la magia de mi infancia.

 

(*) Fragmento del texto publicado en el libro “La vuelta al día en 80 mundos”.

11/09/2009 21:02 Griselda N.Zabala #. EDITORIAL

Comentarios » Ir a formulario

proyectorayuela

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)