Facebook Twitter Google +1     Admin

WILLIAM FAULKNER,

20090620184113-202147139-15c8103723-m.jpg

   De pronto muy pocos, o quizás ninguno de aquellos llamados escritores del boom latinoamericano recuerde el nombre de este autor que, a lo mejor, nutrió a muchos de ellos.

   Bueno, y qué le deben los escritores latinoamericanos a Faulkner, se preguntarán ahora los jóvenes estudiosos de la literatura. Pues el autor norteamericano es conocido por su uso de técnicas literarias innovadoras, como el monólogo interior, la inclusión de múltiples narradores o puntos de vista y los saltos en el tiempo dentro de la narración. El carácter típico sureño, fue una constante, y  junto a la atemporalidad de sus temas, marcarán la base de todas sus recreaciones literarias.

   “Cuando William Faulkner publicó, en 1926, su primera novela, "Soldier’s Pay" (La paga del soldado), nadie podía haber sospechado que el fantasma de la novela gótica hacía su aparición para dejar el testimonio de un nuevo punto de vista, portentosamente macabro, sobre la desintegración contemporánea", escribió Alfred Kazin en su libro "On Native Grounds"(En tierras nativas), definiendo la posición de este escritor en la literatura norteamericana. Faulkner representa, en efecto, el caso de una sensibilidad aguzada, en un periodo de desmoralización e incertidumbre. El tema de sus novelas es la decadencia de la sociedad sureña de los Estados Unidos después de la guerra civil, pero proyectado hacia el problema universal del individuo y su irremediable soledad. Este es el alcance más amplio de su obra, que le valió, en 1950, el Premio Nobel de Literatura, fundamentado en "su contribución a la novela norteamericana" y que compartió con Bertrand Russell.”[1]

   Entre sus obras principales se encuentran Sartoris (1929), Mientras agonizo (1930), Luz de agosto (1932), ¡Absalom, Absalom! (1936), Los invictos (1938), El villorrio (1940), Desciende Moisés (1942), Intruso en el polvo (1948), Una fábula (1954, Premio Pulitzer de 1955), La ciudad (1957), La mansión (1959) y Los rateros (1962), también ganadora de un Premio.

   Cuando en 1950 William Faulkner se registró en un hotel en Estocolmo para recibir el premio Nobel de literatura declaró ser de profesión agricultor. Hay pocas obras tan influyentes como la de este novelista norteamericano que nunca terminó el High School, y que toda su vida escribió y vivió en una remota provincia.[2]

   Faulkner nació en New Albany, estado de Mississippi (25 de septieembre de 1897), aunque se crió en las cercanías de Oxford (Mississippi). Falleció en Oxford, el 6 de julio de 1962, después de una agitada y creativa vida en la que desempeñó disímiles oficios como pintor de techos, cartero, soldado y granjero.



[1] http://www.avizora.com/publicaciones/biografias/textos/william_faulkner_0022.htm

[2] CHANOVE, Oswaldo. http://www.geocities.com/ochanove/faulkner.htm

Fotografia tomada de flickr por de Bridgman Pottery

20/06/2009 12:41 Jorge Gómez A. #. LOS OLVIDADOS

Comentarios » Ir a formulario

proyectorayuela

gravatar.comAutor: Gris

Gracias, queridisimo Jorge, siempre aprendo contigo nuevos autores alimentando el espiritu lector mio y de todo Rayuela,querido amigo, querido profe...

Fecha: 27/06/2009 20:44.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)